Encomiendas de gestión o cómo ahogar el emprendimiento y la economía social en el rural: un ejemplo práctico

TRAGSA, SEAGA, TRAGSATEC,… El rural no es rentable salvo cuando es la propia Administración la que lo explota. La prevención de incendios no es rentable salvo cuando es la propia Administración la titular de un «monopolio». Fin del artículo

Una persona atenta a todas las publicaciones del diario oficial de Galicia me indica una cuestión a analizar: «el precio de la limpieza que estamos imponiendo a la ciudadanía por la limpieza forzada de sus terrenos es una barbaridad». Y tiene razón, por más que las tarifas que cobra la empresa pública SEAGA sea públicas, oficiales y aprobadas.

En las páginas 339 y siguientes del pdf podéis comprobar los precios de tarifas oficiales de Seaga, empresa pública que asume los encargos de la Comunidad Autónoma, y por vía de un convenio a 3 partes SEAGA, FEGAMP y Xunta, la limpieza de las fincas como medida de prevención de incendios.

¿Cuánto le cuesta al ciudadano no limpiar? Entre 800 y 3.500 euros en función de los trabajos que se realicen, a lo que tendrá que sumar la sanción que podrá serle impuesta. Podemos analizar uno de esos precios y comprobaremos que la factura es un poco elevada. El precio por roza de una de las tarifas es el siguiente:

No hay texto alternativo para esta imagen

Es un precio elevadísimo, porque en el mercado para una persona particular oscila entre 150 y, como mucho, 300 euros. Nadie necesita un peón, un jefe de brigada, motodesbrozadora, vehículo y medios auxilizares para rozar una finca «tipo». Es una tarifa, y por definición, artificial.

Pero además, la tarifa es por empleo precario y por ello 250 euros más cara que la tarifa ordinaria de Seaga por estos trabajos:

No hay texto alternativo para esta imagen

Empleo precario y tarifas abultadas, ¿qué puede salir mal?

¿Pero la competencia para limpiar, sancionar,… de quién es? Como estamos en Galicia podemos responder sin pudor «depende», y a otra cosa. Está claro que la normativa fija quién es competente, lo que no está claro es de quién partió la idea de que Seaga asumiese los trabajos. Es evidente que la encomienda por parte de los ayuntamientos a Seaga no era legalmente aceptable, por lo que el convenio a 3 bandas abrió la posibilidad de adherirse a los ayuntamiento y que fuese la empresa pública quién asuma los trabajos (algo alambicado, sí, pero habitual)

¿Pero es la única opción?¿o es la más cómoda? Porque seguro que ninguna empresa participa en una licitación para limpiar 0,124 Ha de terreno en un ayuntamiento gallego, pero si tenemos en cuenta por ejemplo el anuncio del Ayuntamiento de Entrimo y la posibilidad de articular un Acuerdo Marco para está actividades por un valor estimado de 30.000 euros año (resultado de sumar los pequeños importes que podrían darse), quizás haya varias empresas interesadas. O incluso puede que algunas personas emprendedoras del municipios asuman los aún farragosos trámites de constitución de una sociedad or un posible negocios de entre 25 ó 30 mil euros año en su propio municipio.

Otra opción sería una licitación de una Diputación Provincial organizado en lotes por municipios próximos que faciliten la rentabilidad de los trabajos para Pymes. Evidentemente, si hemos articulado un convenio para que Seaga asuma los trabajos, no creo que se ponga en duda jurídicamente un convenio para articular una licitación, porque ¡sorpresa! licitar esos trabajos es lo que hace Seaga (perfil de contratante):

No hay texto alternativo para esta imagen

Sin embargo, los municipios han optado por el «Hágase», condenando a sus posibles emprendedores municipales, precarizando un trabajo que sí, depende de una empresa pública, pero también es precario (porque recordemos que las tarifas que se aplican son las de «personal eventual». Y perdiendo además la oportunidad de fijar población y economía en sus municipios. ¿Pero el fin es la prevención? Por supuesto, pero el análisis de los medios es importante y tiene consecuencias

¿Y a Seaga cómo le va el negocio? Pues no sólo de prevención de incendios y gestión de biomasa vive la empresa, porque la avispa velutina también le ha tocado con una cifra de negocio de casi 2 millones de euros.

La memoria anual de 2020 dice que va bien. Muy bien, pero seguro que va a ir aún mejor porque cada vez sus sectores de actividades son más variados y diversificados:

No hay texto alternativo para esta imagen

¿Pero las encomiendas matan la inversión? Esta pregunta supongo que exige una análisis sesudo por un grupo de investigación de alguna universidad de prestigio, pero como opinar es libre, por supuesto que sí. Tragsa es un ejemplo desde hace años en cualquier sector al que accede (porque nació para montes pero programa aplicaciones informáticas, «pica» datos, etc) y aún es más evidente en época de emergencias (sea por incendio o por emergencia sanitaria). Las grandes empresas no protestan porque la subcontratación en las encomiendas es práctica habitual, y todos contentos.

Porque seamos sinceros, ¿cómo compite una cooperativa o una pequeña sociedad civil articulada entre dos o tres amigos del pueblo con una empresa pública a la que empaquetan los encargos para que sean fijos, pero además rentables? Imposible, pero siempre podrán optar a las listas de personal de Seaga…

¿Y cómo garantizar el negocio de una pequeña empresa local en un actividad claramente estacionalizada? Con subvenciones para diversificar su negocio, con el apoyo técnico de las universidades gallegas especializadas en rural, financiación autonómica, con una formación profesional dual y ligada a la realidad económica del rural, con formación amplia y especializada,…

Pero a la espera de los resultados de las transformaciones en marcha en la formación profesional, ¿qué dicen las universidades? Las universidades dicen… que INVESTIGAR cuesta mucho y las universidades tienen pocos recursos (sus investigadores no subvencionados, menos). Y algunos recursos están tan subvencionados que permítanme dudas acerca de su independencia y «nivel», porque cuando recibes 120.000 euros para financiar una cátedra es complicado que la cátedra tenga toda la autonomía y libertad de acción y publicación deseables. Y es de ayer mismo en el DOG: Convenio de colaboración entre a Consellería de Facenda e Administración Pública e a Universidade de Vigo para o desenvolvemento de actividades da Cátedra Institucional en Finanzas Autonómicas

Y por eso, sí, las encomiendas de gestión y muchas otras decisiones matan el emprendimiento en el rural, aunque el fin de prevenir incendios lo pretenda justificar todo. El aprovechamiento sostenible del rural no es eso. Y la prevención de incendios tampoco.

React EU, teletrabajo y Fondo de acción social: ¿una opción práctica para la absorción de Fondos Europeos?

Para continuar intentando aportar a los «grupos de trabajo» que se han creado Galicia al amparo de la Ley de Simplificación Administrativa como ya indiqué hace un par de meses (enlace), hoy propondré una forma rápida, «buena, bonita y barata» de gestión de los fondos React EU con los gastos que desde el pasado 15 de marzo de 2020 tuvieron que asumir muchas personas. ¿Posible? Como propuesta teórica creo que sí, pero que opinen otras personas que saben tanto o más.

Evidentemente, no sólo es una propuesta para la Administración Pública, pero es cierto que son pocas las AAPP que han puesto en marcha sistemas de compensación de dichos gastos aunque sí han exigido a las empresas privadas que los compensen (una cosa es predicar,…) y han convocado subvenciones para financiar los gastos de adaptación a las pandemia de las empresas.

Pero para las AAPP, ¿es posible o alguien ya lo ha hecho? Sin tener en cuenta los fondos europeos y como ejemplo de posibles mecanismos de financiación de dichos gastos en plena pandemia, alguna Universidad (que en estas cuestiones de personal y sus recursos suele ser más dinámicas) ya implantó alguna experiencia piloto. La Universidad Carlos III recoge en su web su sistema, aunque no es accesible on line salvo en los #datos de resultados obtenidos: https://www.uc3m.es/pas/reintegro-gastos-teletrabajo-covid

La Universidad Carlos III empleó para la financiación de los gastos dos posibilidades:

1.- Entonces, ¿qué puede hacerse con los nuevos Fondos Europeos?

Lo mismo que con todos los fondos europeos desde el principio de los tiempos: anticiparse a las necesidad, transformar la economía, recuperarse de las crisis,…, o nada útil. Y así ha sido desde siempre.

Además, en este caso concreto podemos intenta algo sencillo y ya aplicado: «sondear» (que no digo yo que tenga la razón absoluta) la posibilidad de financiar los gastos que han asumido las familias desde el principio de la pandemia en los instrumentos necesarios para asumir el teletrabajo.

Los Reglamentos del Instrumento Next Generation EU, etc, que incluyen las cuantías y normas aplicables en particular a la parte de React EU no niegan esa posibilidad (salvo mejor opinión).

Pero hay que configurarla con sentido común. Lo digo por la experiencia previa con el Fondo de Acción Social en las AAPP, que para el personal de la Xunta de Galicia hace años que no recoge ayudas específicas para gastos del personal (más allá del presupuesto para ayudas para colaborar en los gastos del cuidado de personas con discapacidad, que evidentemente es fundamental mantener e incrementar si es posible).

Hace años recogía (ver enlace de las ayudas para gastos de 2009) ayudas para diversos gastos (sanitarios, de estudios, etc) con diversas cuestiones mejorables:

  • importes unitarios muy bajos
  • gastos subvencionables muy discutibles y excesivamente genéricos (¿vivienda?)
  • sin baremos por nivel de renta o patrimonio (claro, es muy difícil aplicarlo y controlarlo, pero después es más fácil escandalizarse) o con baremos discutibles (en 2010 La Xunta daba la opción de aplicar baremo o percibir la ayuda mínima, consciente de que… eso)
  • etc

Estos sistemas de «café para todos» no son recomendables con carácter general (gafas de sol sin graduar para personas sin gafas graduadas, pero factura sin una pega, niños con más ortodoncias que años,…), pero son inadmisibles cuando además paga Europa. Además, en un país con la bolsa de ingresos fraudulentos más alta de Europa, no tener en cuenta el nivel de renta de familias diferentes con profesiones diferentes es cualquier cosa menos justo.

2.- ¿Qué período de gastos se podría financiar?

El Reglamento de Disposiciones Comunes (1303/2013) en su art. 92.ter.11 (ojo al numerito), que introduce el Reglamento 2020/2221 que regula los recursos adicionales REACT- EU, establece que o período de eligibilidad del gasto será desde el 1 de febrero de 2020. Además el art. 92 ter.13 señala que podrán financiarse operaciones finalizadas que comenzasen después del 1 de febrero de 2020.

Con matices adicionales, podrían por tanto financiarse los gastos que el personal de las AAPP ha realizado entre esas fechas y, por ejemplo, el pasado 30 de marzo de 2021. Esta fecha límite por claras implicaciones y, entre otras, con la finalidad de evitar el impulso súbito de hacer aflorar de justificantes de gastos del primer trimestre de 2021 en cuanto se publique o anuncie en prensa la decisión de financiar dichos gastos.

Y para los gastos de 2021 en adelante ya puliremos esa «Estrategia de transformación digital de las AAPP». O no.

3.- Pero si decidimos hacerlo, ¿qué implicaciones prácticas tiene?

Todas buenas a priori, salvo la posibilidad de algunas actividades fraudulentas (que alguno intente financiar el equipo de «gamer» que regaló a su hijo por Navidad). Por poner tres implicaciones, que podemos discutir:

a) En primer lugar y fundamental, enviar un mensaje real al sector privado (y ayudar a la resulución de contenciosos) de que tiene que compensar los gastos que asumen y ha asumido su personal para la adaptación expréss a la pandemia. Y eso no se consigue sólo con subvenciones, que no llegan a todas las empresas ni por supuestos a todo el personal.

Además, para el caso de las AAPP, estas ayudas compensarían a mucho personal con los salarios más bajos y para el que los equipos informáticos no eran su isntrumentos de trabajo básico pero que en días se adaptaron por «voluntad propia» y porque las AAPP no llegaron a todas las personas y además llegaron antes a proveer a los puestos «más elevados». Y hubo mucha gente haciendo números para comprar equipo, silla,… con urgencia para ser y sentirse «útiles» en un mercado que además disparó los precios esos días. No fue una compra eficiente, pero había que hacerla.

b) En segundo lugar, conseguir una rápida y (posiblemente) voluminosa ejecución de fondos públicos cofinanciados con fondos React EU. Que no son para inventar la pólvora sino para financiar la recuperación de la pandemia. Y sí, el resto del instrumento Next Generation contiene fondos para la transformación digital de la Administración, pero comprar equipos individualmente porque la administración no era capaz de dotarlos para el día siguiente y para todo el mundo no es «transformación digital», es superviviencia en plena pandemia. Y eso se financia (se puede financiar) con React EU

c) En tercer lugar, porque las convocatorias de acción social son un instrumento de gestión ágil, sencillo, que no requiere formar a nadie para tramitarla, y que tiene además un impacto adicional en los recursos de la Hacienda Pública, porque hay que tributar por estas ayudas. Con ello se consigue recaudación «progresiva» por medio de la declaración del IRPF adicional a la vía de ingresos que ya constituyen los fondos europeos que cofinancian la convocatoria. Y sí, la recaudación más con progresividad también es muy importante ahora.

Una opción posible y discutible seguro, pero para esos están los «grupos de trabajo». Y, por concluir, tengo que admitir públicamente que efectivamente mi perfil es «pro teletrabajo» desde hace años (lo sé, no se me notaba ni un poquito), pero sólo como una de las posibilidades de realizar el trabajo en las AAPP. Por eso presenté un proyecto a los premios de GAIN con base en las adaptaciones de mi puesto de interventor de Hacienda hace ya 2 años (dejo el enlace al proyecto, muy precario pero muy útil en plena pandemia) y por eso solicité el teletrabajo con las consecuencias ya sabidas.

Eso queda ya «muy lejos», pero ese es mi perfil por razones de conciliación, calidad de vida, promoción de la economía y defensa del RURAL gallego de donde soy aunque no resida,… y por muchas razones más que puedo motivar adecuadamente cuando hace falta. Pero de perfiles en las AAPP siempre podemos hablar en el futuro.