¿Cómo es el día siguiente a que te cesen?

El día siguiente al que cesan te levantas alterado, como cuando apruebas la oposición pero no dices “¡He aprobado!” sino algo mucho peor.

Ese día te encuentras con un amigo que lleva 6 meses sin trabajar porque las Administraciones aún no han acordado un protocolo para su sector, y piensas en lo dura que es la vida para muchas personas, y en lo necesario que es seguir trabajando por unas AAPP eficientes. Y sabes que toca seguir peleando.

Ese día, además, al haber sido cesado por adelantado por teléfono un día antes, ya has recibido tanto cariño y respeto que sabes que el ostracismo que probablemente vendrá después no tapará lo ya recibido.

También agradeces a los bienintencionados que te piden prudencia y que aproveches nuevas opciones, igual que a los que prometen inmolarse contigo en la lucha que quieras emprender. Incluso aunque no sean sinceros. 

Pero tú sabes que no te retiras. No harás eso. Has sido educado para decidir que entre “plata y plomo” hay que llenarse de plomo y ser coherente. Lo llevas tatuado

Nivel 30 consolidado. Y crees en lo que haces, en lo que has hecho y en lo que harás. Si un nivel 30 no trabaja y lucha por mejorar la administración, ¿quién se lo puede permitir?

Y piensas, “cesado por pedir el teletrabajo” el día que la La Voz de Galicia publica esta noticia, y crees que hay gente que no lee la prensa, o prensa que no ve la realidad. Pero la orden de cese dice lo que dice:

No hay texto alternativo para esta imagen

Y el día siguiente a que te cesen piensas en los proyectos que quedan a medias, la gente que no ha hecho nada bueno, la que no ha trabajado en la pandemia y la que no lo hace nunca y sigue,… Pero sabes que hay gente que va a mejorar mucho la administración (si les dejan – página 11 de la Revista: https://codigocero.com/codigoceropapel204.pdf)

No hay texto alternativo para esta imagen

Y piensas que si ha teletrabajado todo el personal de Hacienda bien de marzo a junio y ahora nadie en intervención delegada tiene teletrabajo aprobado es raro… Y piensas que si no hubiese una pandemia que ha matado a más de 30.000 personas todo el personal estaría en presencial y es raro… Piensas que quizás no sea tuyo el problema.

Y te preguntas que si el personal que controla a los Gobiernos se puede cesar así, ¿qué independencia tienes en tu trabajo? Y que si la ciudadanía quiere eficiencia en el uso del dinero público (sí, el que paga Educación, Sanidad, Servicios Sociales), debería pensar en garantizar la independencia de quienes controlan, y la igualdad en sus condiciones de trabajo con los que gestionan mejor o peor ese dinero.

El día siguiente a que te cesen piensas que Coruña tiene el color para reflexionar.

No hay texto alternativo para esta imagen

Y paseas con tu familia y amigos que van a sufrir desplantes pero te apoyan al 100%. Y sabes que aciertas con tus compañías (algo haces bien).

Y piensas en tu madre que ya tiene “fallitos” y que es mejor que no lo sepa, porque no lo entenderá y le hará más daño de lo que realmente supone un cese (sigue diciendo que si te callases ya serías conselleiro). Y piensas en que hace un mes que un linfoma se llevó a tu madrina y sabes que donde esté con tu padrino de la mano reirán pensando: “Mira que es cabezón”. Y haré cosas buenas aunque a partir de ahora se pongan difíciles, porque sé de donde vengo y lo que ha costado llegar.

No hay texto alternativo para esta imagen
A Lonia (Ourense). Circa 1916

El día siguiente a que te cesen es la leche. Con perdón. Porque pasa ese día y sabes que sigues con el mismo objetivo que hace 14 años. El interés general es el único objetivo por el que te pagan. El único. Y 30 años hasta jubilarte para demostrarlo. Nadie podrá decir que no lo has intentado.